La cineasta cubana, Marina Ochoa, quien en el momento que se hace esta entrevista, asume la realización del documental Never ever Peter Pan, cuenta un pedazo de su historia personal. Ella no solo sufrió la separación de su hermano, sino que fue una de las niñas que tuvo en sus manos una visa que pudo llevarla a un destino muy similar. Hoy es una mujer cubana que desde el séptimo arte, se ha acercado a un fenómeno, a un suceso que describe como «bien complejo». Seguir leyendo
No obstante, el autor nos aclara que «hablar de 1971 implica, inevitablemente, desbordar los límites impuestos por el calendario». Con lo cual se hace entendible la expansión temporal, ya que los análisis deben abarcar la década anterior, pero también la expansión física, porque fuera del país se discutía sobre Cuba en el marco político con tanta devoción, que muchos de los intelectuales «acompañantes» que tuvo Cuba en uno u otro momento influyeron y hasta determinaron en los giros que se vio precisado a dar el país. Seguir leyendo
Piratas en el éter. La guerra radial contra Cuba (1959-1999), un librode Jacinto Valdés-Dapena Vivanco publicado bajo el sello editorial de Ciencias Sociales, incita al lector a conocer a los piratas modernos que invaden el espacio radial cubano. Piratas que no actúan ya desde el Viejo Mundo europeo, sino desde la cercana América del Norte. Para ello, el texto se presenta estructurado en tres partes: I. El concepto de propaganda. Propaganda y Guerra Psicológica, II. La propaganda radial anticubana como instrumento de las acciones y las operaciones de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (1960-1980) y III. Los planes de Estados Unidos contra la nación cubana y la emisora subversiva Radio Martí. Seguir leyendo
Cuando Las venas… vio la luz en 1971, lo hizo en la cresta de la ola revolucionaria que sacudía eso que eufemísticamente es llamado Tercer Mundo y es en realidad la gran parte del planeta colonizada y neocolonizada por las metrópolis del poder mundial –consecuencia de lo que en palabras de Galeano ha dicho como «la lluvia que irriga a los centros de poder imperialista ahoga los vastos suburbios del planeta»–. Las revoluciones, rebeliones y resistencias contra la hegemonía imperialista se hicieron desde los países «coloniales, semicoloniales y dependientes» –gentiles calificativos al uso, provenientes ¿de dónde si no? de Europa– y se hicieron, además, contra todas las formas de dominación del capitalismo y contra todos los «esquemas» y «determinismos» de las revoluciones que propugnaba el «socialismo real» y el «marxismo» soviético. La revolución de las armas alcanzaba ahora la revolución de las ideas y el arte, la literatura, la historiografía y los discursos cambiaron también. Las... Seguir leyendo
La historia de Cuba ha contado en los últimos años con reescrituras valiosas, tanto dentro como fuera del país. En Cuba, junto a experimentados historiadores como Jorge Ibarra, Oscar Zanetti, Oscar Loyola, Olga Portuondo o Eduardo Torres-Cuevas aparecen nombres como los de Marial Iglesias, Reinaldo Funes o Elier Ramírez, entre otros tantos. En el exterior cabe mencionar a Louis A. Pérez Jr., Rafael Rojas, Alejandro de la Fuente, Ada Ferrer o Rebeca Scott. Sin embargo, la obra de Pérez Jr. despunta por su grosor en relación con casi todos los estudiosos, contando en su haber con cerca de 27 títulos consagrados a la Isla, aunque hay que decir que tan solo dos han sido publicados por una editorial cubana Seguir leyendo
«Mirar el pueblo que pasa, otro pueblo sin nombre como todos los pueblos, porque solo el nombre de Girón tiene significado para nosotros, para los que llegamos al campamento obsesionados por la posibilidad de vivir una aventura, por el asombro de acariciar un arma para cumplir un sueño ingenuamente inventado por nuestra imaginación de niños; para nosotros, que de repente hemos descubierto que la vida ha cambiado en estos meses y que nos sentimos ahora plenamente hombres». (Fragmento del cuento «El viaje ha comenzado»). Seguir leyendo
Para los conocedores de la historia y la política, los estudiosos de temas internacionales y algunos miembros del Ministerio del Interior puede que su nombre sea conocido; pero para muchos cubanos, especialmente los jóvenes de la Cuba de hoy, su nombre no es representativo y hace que su espíritu quede como uno de los héroes anónimos de nuestra Revolución. Seguir leyendo